martes, 28 de abril de 2015

El estado ideal

Una vez oí a una conocida decir que el estado ideal de una mujer es cuando está embarazada. Yo en aquellos tiempos no me planteaba la maternidad, a pesar de que todo el mundo se había puesto a ello, y aquella apreciación me hizo rodar los ojos y pensar..."esta flipada de la maternidad...".

Pues bien, con un churumbel de tres meses y lo que ello conlleva, hoy en día tengo que darle la razón a esta santa mujer. Y además en mi caso mucho más. 

Muy a mi pesar.

Porque es cierto. Cuando te quedas embarazada, además de todo el rebumbio hormonal que te hace dudar de todo y sobre todo de ti misma al principio, suceden un montón de cambios físicos que podrían perfectamente compararse a desarrollar superpoderes...o al cambio de Bella cuando se hace vampira en la Saga Crepúsculo. Sin ir más lejos...

Si tienes la suerte de no tener nauseas ni vómitos al principio, como yo, empiezas a sentirte estupendamente todo el rato.

Duermes mucho por pura necesidad, y eso supongo que también influye.


Pero además comes lo que te apetece, y eso te hace sentirte bien. 

 Resultado de imagen de postre

Te crece la barriguilla y casi la enseñas con orgullo...o sin casi...

Y el pelo...qué me decís del pelo? Una maravilla, que te dan ganas de dejarlo crecer hasta el infinito y más allá y tener una melena decente por primera vez en tu vida. Y está fuerte, y brillante y frondoso...

De repente lo hueles todo, tu olfato es como un radar hiperdesarrollado, para lo bueno y para lo malo, claro!

Y estás flexible, porque tu cuerpo se prepara para un gran esfuerzo en el parto y las articulaciones están ágiles y suaves.

Y te ves guapa, y te dicen que estás guapísima, porque claro, eres el colmo de la feminidad! Y te quieres comer el mundo!!!


 

Y llega el parto y el después, y el subidón continúa, porque eres hiperfeliz con tu pequerrecho, porque te das cuenta de que es lo más bonito del mundo...porque tus hormonas se encargan de que te enamores perdidamente para que no le falte de nada. Y eres feliz como una perdiz a pesar de que casi no duermes y de que no tienes ni un minuto para ti.

Pero el efecto embarazo empieza a diluirse en el tiempo y un buen día el pelo pantene empieza a pasar a mejor vida, las ojeras acampan bajo tus ojos y los huesos empiezan a resentirse por los esfuerzos varios... y llegas a desear seguir embarazada!!

Porque esos nueve meses tu cuerpo es la máquina perfecta diseñada para proteger al peque y desarrollar una nueva vida...que se dice pronto!

Y entonces digo yo...por qué nadie inventa la pastilla perfecta que ponga nuestras hormonas en los niveles del embarazo y nos devuelva el esplendor perdido?? Ya no más antioxidantes ni más crecepelo! La medicina perfecta!

Lo que decía esta sabia mujer... el estado ideal!

lunes, 13 de abril de 2015

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

Aquí me gustaría llevaros hoy, a la que fue nuestra última escapada pre-Mateo.

La verdad es que estando embarazada se me dio por pensar en todas las cosas que iba a tener que aparcar durante un tiempo cuando naciera el peque, y una de ellas es esta de viajar al menos una vez al año.

Ahora que el peque ya tiene dos mesitos largos y le estoy cogiendo el tranquillo a esto de ser mamá, me doy cuenta de que no me importa demasiado lo de no viajar este verano. Es más, me apetece disfrutarlo con él y con mi compi de piso (a quien voy a tener que ascender un día de estos, por lo menos a padre de la criatura...) y todo lo demás ya se irá haciendo. La verdad es que te cambia hasta la concepción del tiempo... eso sí, el verano que viene no perdona, que hay cuatro abuelos ansiosos por disfrutar del churumbel...jaja...

El segundo trimestre del embarazo es el mejor para viajar, dicen, así que no lo pensé más y busqué avión. Volamos Oporto-Dublín el 19 de agosto con Ryan Air, directo por supuesto.

Y por qué Dublín? Pues porque Edimburgo era muy caro, sinceramente y así de sencillo. Y no había vuelo directo, y la perspectiva de andar de aeropuerto en aeropuerto, con los problemas de vejiga que supone el embarazo, y el sueño incontrolable... no era muy atractiva... ni que decir tiene que me recorrí todos los baños públicos y no públicos de Dublín, of course...

Y llegamos a la capital Irlandesa... que nos recibió en pleno agosto con lluvia y 16 miserables graditos... así que ya sabeis, por ahí arriba siempre una rebequita en la maleta. Yo eché de menos incluso mi plumífero en ciertos momentos, pero en fin...

Teníamos casi cinco días por delante para ver la ciudad, y pronto nos dimos cuenta de que nos sobrarían.
Dublín (o Baile Atha Cliath, en irlandés) es una ciudad pequeña, relativamente, claro. En comparación con Pontevedra es enorme, pero al lado de Madrid, París o Londres ...es pequeña, y no es una ciudad de grandes monumentos. 

Lo que tiene Dublin a raudales es VIDA, HISTORIA y LITERATURA.

Rio Liffey a su paso por Dublín.

Está muy presente en cualquier rincón de la ciudad la historia. Nada más salir del Hotel nos encontramos en la vía principal, O'Connell Street con la oficina central de correos, de estilo clásico y escenario de uno de los episodios cruciales de la historia de este país: el Alzamiento de Pascua, de 1916, contra la autoridad de Inglaterra.




 Fue sofocado a los seis días, pero su éxito está en que le dio visibilidad al tema de la lucha por la independencia irlandesa. Muchos de los caídos en estos días están enterrados en el cementerio de Glasnevin, que también visitamos, el más grande de Irlanda, con más de un millón de enterramientos.


 
Además, Dublín es una ciudad muy volcada en la literatura y en sus grandes nombres: Yeats, Oscar Wilde o James Joyce cuyo Ulisses marca una ruta por la ciudad en la que se pueden visitar los puntos en los que discurre la acción.

Hay librerías con encanto...


...y otras curiosas...



... y una biblioteca universitaria que quita el hipo!




Y VIDA!
La vida de Dublín se centra sobre todo en el Temple Bar, el barrio antiguo, digamos, hoy barrio de moda para turistas y no tanto, plagado de tiendas curiosas y locales donde corre la cerveza y suena música en directo cada noche.


Allí acabamos comiendo, cenando y paseando casi todos los días, porque en cualquier rincón hay un grupo tocando, o algo que fotografiar...

Pero la música no es sólo parte de la oferta turística. Los Dublineses se reúnen en los pubs alrededor de una (o varias) cervezas y cantan al unísono canciones tradicionales, y se sienten orgullosos de ser quienes son y de su historia. 


Así lucía el Pub debajo de nuestro hotel, lleno total todas las noches, y que resultó ser uno de los más reputados de la ciudad, en Talbot Street.

Pero al cabo de tres días decidimos ampliar horizontes y salir de la ciudad. Nos habían dicho que el cercano pueblo de Howth no tenia desperdicio y allá nos fuimos después de coger un cercanías en la estación de O'Connell, a pasar el día.

Y tenían razón! Es un sitio precioso!



Es un pueblecito al borde del mar en la bahía de Dublín, que vive de la pesca y de los turistas que se acercan cada día. Es pequeño y ocupa una especie de península que se puede rodear a pie...ruta muy concurrida y espectacular por las vistas.




Típico de Howth, además de la ruta a pie, es el fish and chips, que por lo visto lo hacen de manera especial. Por supuesto, nos sentamos y lo probamos en una terracita del puerto con manta y todo.


Un acierto el Octopussy! Un sitio pequeño con mucho encanto y donde te invitan a compartir las mesas de la manera más elegante...


Y cogimos el tren de regreso a Dublín a media tarde, para cenar por última noche y prepararnos para dejar Irlanda.

Eso si, no nos fuimos sin probar un auténtico irish breakfast, que tiene mucha enjundia y aunque no para todos los dias, sí que está bueno...


...a base de alubias, bacon, salchichas, huevo frito, pan con mantequilla y el zumo y el café para acompañar. Ummmm!

Y así fue que nos volvimos con muy buen sabor de boca de nuestro primer contacto con Irlanda, y con ganas de volver, como siempre!.

sábado, 7 de febrero de 2015

13 días de nueva vida

Tres días de contracciones. Con sus noches.

Un dolor que empezó siendo un runrún en el bajo vientre y que tres días después me tiraba al suelo con cada embestida y me hacía gritar. Sabía que dolería pero no imaginaba que fuera así...

Cuando por fin, y por tercera vez, me asomé por urgencias y me quedé ingresada sentí el mayor alivio del mundo: era señal de que la cosa ya iba por buen camino. Y luego la sacrosanta epidural, que me curó de todos los males y sólo dejó que me enterara de lo importante: que Mateo ya estaba llegando y que una señora con muy malos modos pero muy sabia lo estaba ayudando a salir.

Y entonces fue cuando di gracias a todas las clases de Pilates y a la naturaleza, que me hizo flexible, porque si no aquello habría sido un desastre. Y así llegó él por fin. Moradito y con cara de “qué hago yo aquí?”, pero con un llanto que me sonó a gloria, y meándole al pediatra en las manos, como tiene que ser, que uno llega al mundo por la puerta grande y dejando huella...

Y como el tópico más tópico y peliculero, lo nuestro fue amor a primera vista. Todo ese rebumbio de hormonas que campaban a sus anchas por mi cuerpo se confabularon para el enamoramiento y dicho y hecho: ya no tiene remedio, como dice la canción, es mi gran amor...




A veces lo miro y siento que voy a explotar de lo mucho que lo quiero. La naturaleza es sabia...

Ya está, ya soy mamá... ya somos papás.

Y es agotador. Pero maravilloso. Ternura y falta de sueño a partes iguales. 



Hoy cumple 13 días. Comienza la aventura!

domingo, 18 de enero de 2015

No queda nada...

Qué poco queda!

En menos de diez días podría tener al peque conmigo y me parece tan increíble! Aunque no sé bien cómo definir esto... porque estoy muerta de miedo, tengo que decirlo.

Ha sido la decisión más difícil de mi vida, y tal vez exagero, porque al fin y al cabo desde que el mundo es mundo las mujeres hemos sido madres, si no ya nos habríamos extinguido...

Pero me parece algo enoorrrrrrrme...!

Tengo ganas de verle la carita, de ver a quién se parecerá... de achucharlo, de olerlo...

Pero también tengo miedo del parto, de que pase algo que lo eche todo a perder...(si, lo sé, no puedo pensar eso...), de que el hecho de que llegue una nueva personita a casa que dependerá de mi para todo, me supere de alguna manera.

 

Y tengo miedo a cambiar. Si, es extraño. Estoy convencida de que voy a cambiar, de que cuando salga del hospital seré como un Sim recién despierto, con las ruletas de prioridades completamente trastocadas... es la imagen que me viene siempre a la cabeza cuando lo pienso. Quiero seguir siendo YO.

Me lo tomo como un experimento. Hasta ahora va bien. Ha sido increíble notarlo crecer dentro de mi, saber que ahora mismo tengo dos corazones ahí dentro latiendo... y seguirá siendo increíble darme cuenta de que mi voz va a ser como un bálsamo para él, que lo voy a querer con cada fibra de mi piel... asusta!!.

Ya no queda nada.

El 2015 será un año completamente especial. Os lo contaré.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Mi 2014

Bueno, y llegó diciembre, y pasó la Navidad y estamos de nuevo haciendo recuento de lo que fue el año. Porque ya os dije, prefiero hacer recuento y ver que he tenido un año estupendo, que adquirir un montón de propósitos a principios de año, y frustrarme después por no haberlos cumplido... no?

Y el caso es que este 2014 ha sido, sobre todo un año especial, un año de cambios...de cambios de esquema, de cambios físicos, de trabajo y de descanso inesperado...

Trabajamos mucho...


...y cada vez mejor.

Continué buscando horizontes increíbles que fotografiar....

Atlántico desde el Tecla (A Guarda)
...y los encontré...

Mi mar (Aguete, Marín, Pontevedra)
También los buscamos fuera de nuestras fronteras y nos fuimos a Dublín...

Ha`Penny Bridge sobre el Lifey (Dublín)
 a descubrir el espíritu irlandés de la cerveza y la música en directo...

Temple Bar

Recibimos a Olivia, la princesita de Liñar, que nos alegró la primavera a todos...

Olivia

y el verano, y el otoño...

Tuve la experiencia laboral de mi vida, llevando las prácticas a seis jovenzuelos adorables e increíblemente divertidos...


...que me enseñaron el mundo a través de sus ojos...y me gustó.

Y disfruté de mi gente...eso casi ha sido lo mejor. Me dejé querer y quise mucho, llamé y no esperé la llamada, tomé muchos cafés, hablé mucho de libros, estuve y procuré no perderme nada...
 

Y además, decidimos por fin pasar de ser dos a ser tres....con mucho nervio, mucho acojone y mucha expectación. 
 

Y en ello estamos, esperando a Mateo que llegará en un mes... para poner patas arriba nuestras vidas, después de poner patas arriba mi cuerpo durante estos meses, aunque he de decir que he tenido un embarazo envidiable.

Ya sólo me queda desearos un magnífico 2015, para que lleguemos a diciembre y hagamos el repaso y nos demos cuenta de que una vez más, ha sido estupendo. 

Yo tengo grandes expectativas, va a ser un año de cambios y emociones...... pero bueno, mejor no hacer propósitos, no?

Feliz 2015!!


lunes, 3 de noviembre de 2014

Devorando libros

Tenía planes a raudales, cosas que iba a hacer en cuanto me dieran la baja por el embarazo, para compensar el tiempo que no había tenido los últimos años... y realmente al final me he dedicado a dos sobre todo: tomar "cafeses", deporte sano donde los haya, ....y LEER!

LEO.

Leo a todas horas.

Como si no hubiera un mañana...

Como si a partir de enero me fueran a prohibir coger un libro por decreto... jaja...algo así supongo... sé que será más difícil tener un rato para leer cuando nazca la criatura, así que intentamos prevenir...

Esto es lo último que he leído.

 
KHALED HOSSEINI. Cometas en el cielo. 
Preciosa novela que no me defraudó para nada y que me llegó al corazón. Historia real de dos niños afganos de clases sociales muy diferentes y vidas que se separan al crecer que nos muestra la injusticia completa de las guerras y lo que estas suponen para las vidas de los más desvalidos. Preciosa historia.

Sinopsis:
"Sobre el telón de fondo de un Afganistán respetuoso de sus ricas tradiciones ancestrales, la vida en Kabul durante el invierno de 1975 se desarrolla con toda la intensidad, pujanza y colorido de una ciudad confiada en su propio futuro. Este libro es la conmovedora historia de dos padres y dos hijos, de su amistad, y de cómo la casualidad puede convertirse en un hito inesperado en nuestro destino."

ARSUAGA. El primer viaje de nuestra vida
Arsuaga es un gran comunicador y en este libro me ha ayudado a aprender cosas sobre mi misma y mi propio cuerpo (que tiene tela) y cómo este peque que me patalea todo el día tendrá que salir en el primer viaje de su vida a través del canal del parto. Sólo una pega, las lecciones de anatomía quizá me resultaron algo exhaustivas teniendo en cuenta mis conocimientos previos. Pero me ha encantado.

Sinopsis:
"Cuando los autores de habla inglesa se refieren al paso del feto a través del canal del parto, utilizan la palabra travel, es decir, viaje, y a eso es a lo que se refiere el título de este libro. Una travesía especialmente complicada en nuestra especie que culmina con la llegada al mundo de una nueva persona. Este asombroso viaje nos permite abordar muchos de los problemas de la evolución humana porque el extraño modo en que nacemos no es una anécdota, sino que está íntimamente vinculado a nuestra naturaleza.
¿Por qué el parto es doloroso?, ¿Cómo parían nuestras antepasadas?, ¿Por qué nacen nuestros niños tan desvalidos? 
Como si fuese el guía de una gran exposición, Juan Luis Arsuaga nos acompaña en El primer viaje de nuestra vida por la fascinante aventura de la evolución humana a través de la historia natural del parto, además de ofrecernos una brillante lección de anatomía. Y aunque da respuestas a estas y a otras preguntas, también plantea otras tantas incógnitas. Todavía queda mucho por saber sobre el viaje más importante de nuestra vida."

 

TOM SHARPE. Los Grope. 
El regalo de santo de este año, dentro de la buena costumbre que tenemos mi compi de piso y yo de regalarnos un libro de bolsillo ese día del año. Y este fue el mio. Novela simpática y completamente absurda, como todas las de Sharpe, fácil de leer y muy entretenida de la que sin embargo esperaba mucho más. Pero fue un gran acompañamiento para las tardes de playa.

Sinopsis:
"Los Grope, una familia muy antigua de Inglaterra, siguen viviendo en Grope Hall, la casa que construyeron sus antecesores, pero su historia no es convencional. La fundadora de la dinastía fue Ursula Grope, una fea criada, que un día se encontró a un joven vikingo que había desertado. La familia Grope ha sido desde entonces un matriarcado feroz. Hasta que un día, a comienzos del siglo XXI, llega Esmond Wiley, descendiente de otra florida rama de la Inglaterra más profunda."




SAMPEDRO. La sonrisa etrusca.
Tenía yo ganas de leer algo de este hombre, después de mucho oírle hablar. Y este librito me encandiló desde el primer momento.
Una novela muy tierna y con muchas referencias a Italia que me encantó.

Sinopsis
Un viejo campesino calabrés llega a casa de sus hijos en Milán para someterse a una revisión médica. Allí descubre su último afecto, una criatura en la que volcar toda su ternura: su nieto, que se llama Bruno, como a él le llaman sus camaradas partisanos. Y vive también su última pasión: el amor de una mujer que iluminará la etapa final de su vida concediéndole toda su plenitud... Una bellisísima novela sobre el eterno problema del amor, con la verdad que ofrece un conocimiento profundo del alma humana.


VERÓNICA ROTH. Divergente - Insurgente - Leal.
Nos vamos a un mundo algo más frívolo o quizás más ligero literariamente hablando, y nos embarcamos en la lectura de una de esas trilogías que devoras en semana y media. Al estilo de los Juegos del Hambre, de la que hablé aquí en su día, pero algo menos intensa, y ya, después de esa, he de decirlo, algo menos innovadora. Pero igual de emocionante.
Divergente lo devoré, con lo cual Insurgente lo cogí con muchas ganas, pero enseguida baja el ritmo. Y Leal es más pausado, pero muy revelador, así que una cosa compensa la otra.
Trama futurista y al final realidad desgarradora que engancha inevitablemente.

Sinopsis
Aquí os la dejo, la del primer libro, no quiero extenderme demasiado.
 
 
RAINBOW ROWELL. Eleanor y Park
Lo último y más reciente es una maravilla de libro que me ha enamorado. Está tan bien descrito el primer amor que no he podido dejar de leer. Te reconcilia con el mundo, te llena de ternura. Totalmente recomendable!
 
Sinopsis:
Eleanor y Park son dos outsiders: ella porque es grande y lleva una ropa horrible, y él porque es asiático, practica taekwondo y lee cómics. Ninguno de los dos son atractivos (nada que ver con la típica pareja de guapos a la que estamos acostumbrados en muchos libros y todas las series de televisión), pero Rainbow Rowell consigue que nos creamos la atracción que hay entre ellos.
 
Bueno, y nada más, por el momento. Tengo muchas cosas en el tintero...seguiré contándoos. 

Espero que os hayan gustado mis recomendaciones!
 

jueves, 16 de octubre de 2014

Lago Salado de Turquía.

Pues voy a tener que volver!

Estos día en clase de italiano estamos repasando términos geográficos y debemos hablar de un país y explicar sus características. Y yo elegí Turquía... por ejemplo, porque me pareció fascinante. Y va a ser que tendré que volver. Porque hay muchas cosas que me quedaron sin ver.

A saber...

El Lago salado o Lago Tuz. Y sé que pasamos rozando, pero claro, en un viaje hiperorganizado y con un guía poco colaborador por decirlo de alguna manera... quedó atrás.

Mirad:



 


 


 

Es inmenso, en las épocas con más agua mide 1500 km cuadrados y en verano esa agua se evapora dejando en superficie una capa de hasta 30 cm de espesor.

Es el segundo lago más grande de Turquía.

Y se pueden hacer unas fotos increíbles allí con esa luz...verdad?

Por no decir que hay una industria muy importante alrededor de esta maravilla, pues en la zona se produce hasta el 70% de la sal consumida en Turquía.

En 2001 fue declarado zona de alta protección.

Lo dicho, tengo que volver.