lunes, 10 de marzo de 2014

"Nunca choveu que non escampara"



Un café de sobremesa al sol junto al mar se puede convertir en un verdadero placer, en un tesoro, después de tres meses enteros de lluvia...

Va por vosotros!

miércoles, 5 de marzo de 2014

Cambios

Sigo aquí.

El tiempo se me escapa entre los dedos cada día, estoy pasando por una de esas épocas de mi vida, bastante abundantes últimamente, en las que sólo quiero vivir lo que vivo. Y no me paro a reflexionar.


He abandonado los telediarios del todo. Eso sí, tiempo me dio para ver a Rubalcaba el otro día en el Debate sobre el estado de Españistán, restregándole a Rajoy un artículo del año 83 en el Faro de Vigo sobre la igualdad... y levantarme del sofá a aplaudirle. Sin que sirva de precedente... Pero no pasó nada. Españistán sigue igual.


Tengo la sensación de estar atravesando un remache de tiempo en mi vida. Cómo explicarlo... a veces me doy cuenta de que soy consciente de los cambios que se van produciendo en mi vida, los cambios de fase. Los cambios de fase llevan un remache: un cierre y una apertura nueva. Podría ponerles fecha a esos remaches. Y desde finales del año pasado estoy atravesando un cambio de fase. Y me está llevando más a mi misma... Y me gusta... 

Leo más, río más, tomo más cafés... esto es lo que más me gusta. He decidido actuar y no esperar. He decidido disfrutar de la gente que quiero a tope, aunque para ello necesite levantar el culo del sofá cada fin de semana y coger el coche. 


He decidido llamar y no esperar la llamada. 

Decir el  "te quiero" y no el "yo también".

Estar y no desear estar.

Me gusta más esta yo misma que se ha encontrado el 2014 al doblar la esquina. Y me hace feliz.

Esa nueva yo misma...
......... es casi jefa ........

......... parla un po italiano.....

......... escucha en los cascos a todas horas a One Direction como si fuera una adolescente.......


........... y canta y se desmelena al volante..........

.......... hace una semana se emocionó como una tonta cuando una de sus "sobris" la llamó "tía".......

....... se sonríe recordando el calor del sol en el desierto de Marruecos......


........empieza a pensar que quizás sería bonito ser madre......

Disculpadme las ausencias, y feliz miércoles!!

sábado, 1 de febrero de 2014

Marruecos otra vez

Sigo viendo y seleccionando fotos... y maravillándome con el mundo.

Desierto de Merzouga (Marruecos). Mañana de Navidad.



Plaza de Jemaa el Fna (Marrakech). La vida en estado puro.

Prometo más. En breve...

jueves, 30 de enero de 2014

Saint Andrews

Tengo junto al mando de la tele la guía turística de Escocia. Era la elegida para este 2013, podeis verlo aquí, pero finalmente las ganas de sol me llevaron a Sicilia, así que el plan quedó apartado. Pero nunca desapareció.

Y me doy cuenta de que es un lugar al que vuelvo una y otra vez buscando información, imaginando Edimburgo, las Highlands... me imagino la cantidad de fotos increíbles que se me pondrían a tiro de objetivo por esas tierras...


He de reconocer que todo lo que huele a Reino Unido me gusta. Desde que nos escapamos la primera vez a Londres, así sin pensarlo mucho, y después cuando volvimos, me conquistó el espíritu british. Con lo que Edimburgo se instaló entre los lugares soñados, y Dublín por supuesto. 

Y estos días, perdida por estos lares virtuales, encontré un sitio peculiar que quiero enseñaros, muy cerca de la capital escocesa:

Saint Andrews

Es una ciudad pequeña que en su día tuvo gran relevancia en la historia del país, pues alberga una de las universidades más antiguas de Reino Unido, y que hacia el siglo XII vio construir la catedral más grande de Escocia, la catedral de San Andrews, por supuesto, patrón nacional.

Catedral que fue saqueda y derruida en el siglo XVI y que hoy luce así...

File:Magbaraa.jpg

Con el cielo por cubierta y el césped campando educadamente sobre su pavimento...


No os parece un lugar superevocador, para perderse un rato??

Quizás entre en el planning del viaje que algun dia haré...

Feliz Jueves!

viernes, 24 de enero de 2014

Secretos confesables

Me gusta One Direction.

Ya está.

Ya lo he dicho...

Este va a ser un post de confesiones confesables. Porque no soy la única, no, no, no...

Somos cuatro locas "adultas" que parece que no queremos dejarnos arrastrar por los 35 hasta sus máximas consecuencias, y que nos ponemos en trance cada vez que suena esto en la radio...


Bueno, al menos Dina y yo...
Porque tooooooda la culpa es de mi querida y estupenda Dina de Oltra Bitácora, amiga, que se dice de toda la vida, que en algún momento, creo que empezó aquí, nos metió el gusanillo en el cuerpo haciéndonos volver a las adolescencias añoradas

Y nos colgamos del whatsapp como niñas de doce años... buscando los momentos a lo largo del día... quién nos lo iba a decir!

No sé si es el efecto One Direction, o el efecto Whatsapp, o los 35 que me hacen pensar en muchas cosas, pero siento que he recuperado algo que había perdido. Después de un tiempo algo alejada, o esa era mi sensación, ahora no quiero perderme nada, son mis amigas desde el cole y las quiero conmigo, saber de ellas cada día, loquear juntas... simplemente. Es muy sano, y muy bonito. Y lo estoy haciendo. Y pienso seguir haciéndolo. 

Pero vayamos a lo importante...¡¡¡mirad qué cinco!!!


En fin, ya me veis... de atar!
Pero escuchad la canción, os la recomiendo para alegraros el día.

 Lo demás son cosas de la edad...jajaja...!!!

Y feliz viernes!

viernes, 17 de enero de 2014

Impresiones de Marruecos

La bandera de Marruecos debería ser tricolor: azul como el cielo limpio, naranja rojiza como la tierra y verde como los palmerales... Porque esos son los colores del paisaje de Marruecos.

Palmeral de Nkob

Luego están los colores de la vida, de los pañuelos de las mujeres, de los turbantes de los bereberes, del te con menta, de las ensaladas multicolores, de los puestos en los mercados...

Ensalada típica en Ait ben Haddou

Mercado de Rissani

...de la arena del desierto...

Erg Chebbi

...de la luz del amanecer entre las dunas...



Marruecos, como cada viaje, me ha dejado un montón de sensaciones y colores en la retina. Y cómo no, ganas de volver.

Me encontré un país de gente amable, callejera y hospitalaria.

Mezquitas en las que un cristiano no puede (o no debe) entrar, al contrario que en Estambul.

Mercados donde encontrar hasta lo  más insospechado, y donde te puedes perder sólo con doblar una esquina.


El té a todas horas y como gesto de bienvenida, riquísimo, que no debes rechazar si no quieres ser un maleducado...

Sigo viendo y seleccionando fotos, esto es sólo el principio...

martes, 14 de enero de 2014

La ladrona de libros

Han vuelto los cines a la ciudad. Tristemente Pontevedra se convirtió durante unos meses en la única capital de provincia española sin cine, o al menos eso decían los periódicos. La crisis o la mala gestión, no lo sé, nos dejaron sin séptimo arte.

Pero por fin volvió.

Y hemos ido ya a estrenarlos y la elegida ha sido La ladrona de libros.


Tierna, emotiva, realista, cruel a veces y con ese punto mágico que le aporta poesía hasta a las escenas de guerra. La niña protagonista es una joya, no puedo decir menos. Y el papel del oscarizado Geoffrey Rush te encandila desde el primer momento. 

Está basada en la novela de Markus Zusak (Sidney, 1975), que empecé a ojear y que desprende la misma magia, pues es la muerte la que narra la historia. El autor no tiene demasiado publicado en español y es joven pero ya tiene premios en su país que lo avalan. 

Si os gustan las historias bonitas, no lo dudeis. Aquí os dejo el trailer para quien no lo haya visto.

Viva el Séptimo Arte!


domingo, 12 de enero de 2014

Reto no superado.

Tengo que reconocerlo muy a mi pesar: he fracasado.

En enero del año pasado me sumé al reto de las Trece Lecturas propuesto por Ishtar aquí, entusiasmada, confiando en que leería fácilmente mis trece libros, tenía un año por delante...

Pero he fallado.

Me he quedado en 10 y el 11 y el 12 a medio leer simultáneamente.

Os cuento:

Todo al 69,  de Xavier Molins y Carme Corretgé, literatura de viajes y experiencias vitales publicado mediante micromecenazgo y que me gustó mucho y me hizo empezar con buen pie este año viajero que he tenido.






No me iré sin decirte a donde voy, de Laurent Gounelle,que me pareció más un libro de autoayuda que otra cosa pero que al final me dejó buen sabor de boca.







Momo, de Michael Ende, que fue sin duda el libro del año porque me hizo volver a la infancia y a la magia de este escritor que me encanta.





Nosotras que no somos como las demás, de Lucía Etxebarría, lectura pendiente desde hacía tiempo y muy bien escrita, ole por ella.







La Luz en casa de los demás, de Chiara Gamberale me gustó, pero no me entusiasmó. Aun así, reconozco que es una historia muy tierna y divertida.






Javier Sierra y su Maestro del Prado, me dieron la dosis perfecta de misterio y arte de este año. Lo disfruté mucho pero al final me quedé como si nada...






84 de Charing Cross Road, una joya, sin duda lo segundo mejor del año: Londres, libros, cartas...la conjunción perfecta...





Y la sesión Albert Espinosa. Este fue el autor por excelencia este año, cayeron tres:

Brújulas que buscan sonrisas perdidas, que me gustó, es muy Espinosa, pero que me resultó demasiado oscuro. Si lo lees en época de bajón igual te hundes. Aún así, me sigue gustando su universo.

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, que como os conté, fue lectura de ida y vuelta en el viaje a Sicilia. Es casi ciencia ficción, y me encantó ese toque en el universo realista y a la vez mágico de Albert Espinosa.

El mundo amarillo. Este lo tomé prestado para el viaje de ida y vuelta a Marruecos, y lo terminé ya en casa. Y me dejó algo indiferente. Eso si, ahora me dedico a buscar "amarillos" en mi vida, y es entretenido... Pero bueno, me esperaba más...



Y hasta aquí la parte de reto cumplida. Porque me dejé sin acabar otros dos que aun me duran:
La Caida de los gigantes, de Ken Follet, que me está entusiasmando, sobre todo porque estoy aprendiendo mucho sobre la Gran Guerra, y como tengo un profesor de historia en casa, nuestras cenas son una auténtica lección. Me sigue enganchando la manera de escribir que tiene este hombre, y la capacidad de enlazar historias.






Io non ho paura, de Niccolò Ammaniti, lectura obligada este cuatrimestre en clase de italiano, que comienza muy bien, y a cuyo autor precede la fama de haber recibido el premio literario más importante de Italia.

Prometo contaros mis impresiones.

Y contaros también que tengo proyectos de lectura muy interesantes, como Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini, que los Reyes Magos dejaron bajo mi árbol, y al que le tengo muchas ganas. Y otro que promete, Noroeste, de Héctor Oliva Camps, "la historia del hombre que viajó hasta el fin del mundo"...qué os parece? 
    

Como cada año, procuraré sacar tiempo de donde sea para leer, estos y otros aun pendientes, porque al fin y al cabo es una de mis grandes pasiones y estas hay que practicarlas siempre, verdad? 


Y en breve, un resumen fotográfico de nuestra Navidad más allá del estrecho, que ha sido una maravillosa experiencia que tengo muchas ganas de contaros. Ah! y el ultimo trecho de nuestro viaje a Sicilia, que aun no os he contado! Buf, tengo mucho por hacer y poco tiempo, intentaré cumplir.

Disfrutad del domingo!