La frase

A veces oyes alguna frase y te quedas pensando en ella...

Le das vueltas unos días, te viene a la cabeza de vez en cuando. La comentas. O no.

Hace un par de fines de semana, en nuestra escapada a Madrid que os conté aqui, coincidimos con gente variada y dispar. Uno de ellos un colega de profesión al que los pasos lo llevaron a la capital del reino, donde se ha acostumbrado a vivir como pez en el agua. Y yo lo miraba con envidia, diciendo, "qué valiente, él que puede; mírame a mi, que Madrid me da arrepíos, qué ciudad tan triste, tan cansina, pateando todo el día distancias interminables por encima y por debajo del nivel del suelo...". En fin, esas cosas. Y cuando yo le comenté que si Madrid no le agobiaba dijo que no. Que al principio echaba de menos estar en casa, en Coruña, pero que con el tiempo se adaptó, hizo su vida, cambió de trabajo... evolucionó. Y que en Galicia nunca lo habría hecho, porque Galicia lo frena. Estar allá me amuerma, me apoltrona, dejo de hacer cosas. Estoy harto de ser el rarito... de que digan "¿a donde va este de guay?". Aquí hago muchas más cosas. Allá no haría nada.

Y hoy se me iluminó el cerebro en una reunión del gremio que tuvimos en Santiago. Estábamos los de siempre, los cuatro de siempre, para ser exactos; con las mismas reivindicaciones, con los mismos defectos, con las mismas manías, con las mismas teimas. Todos nos conocemos, sabemos de qué pie cojea cada uno, lo que hace bien y lo que hace mal. Sobre todo lo que hace mal. Y es que somos una profesión muy reducida. A unos la crisis los ha llevado a dejar de sobrevivir como restauradores para poder vivir de cualquier otra cosa. Y otros, los menos, intentamos sobrevivir en un mundillo viciado, cansino, plagado de incompetentes y agotador.
Y me di cuenta de que me pasa lo mismo que a este chico. Esto me frena. Seguramente si estuviera en un sitio como Madrid donde hay cientos de empresas que se dedican a esto, seria muy distinto, seria capaz de hacer más cosas, por el simple hecho de que NADIE ME CONOCE. Sería más libre.



Este mundillo laboral en el que me toca lidiar, cada día se parece más a un patio de vecinos donde todos tienen derecho a opinar sobre tu vida, y donde yo misma tengo tentaciones de desaparecer, o de pasar desapercibida más veces de las que debiera.

Quizás debí coger de la mano aquella oportunidad que tuve de irme con una beca a Madrid. A lo mejor ahora todo sería distinto...o no. 

Quizás no habría tardado tanto en encontrar mi sitio..

.... uy, acabo de encontrar tema para otro post de reflexión!

Por cierto, tonteando con el lenguaje, se me dio por poner en Pinterest "restoration", y esto fue lo que salió:

Restoration

Sí, una moto, ya veis.

Pero lo peor es que si lo pones en castellano, la primera imagen que sale, es esta:

Restauración

El mundo funciona así!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

15 años

En globo por la Capadocia