Mundo natural

Esta ha sido la "cosecha" de hoy...


...las últimas del verano, supongo, pero mirad qué pintaza tienen.

Y unos tomatitos, y un par de calabacines, dos pimientos verdes, unas pocas uvas de esas de las que tanto me gustan, "catalanas" les llamamos aquí, de aprovechar la carne y tirar la piel, como si fueran pipas...UmmmmMM! Me encantan! Y este año escasean de verdad, parece que la crisis no ha pasado de largo ni siquiera del huerto.

Me gusta esa forma de vivir en el rural, con la tierra y sus ritmos como reloj de la vida.
En esta época se vuelven a ver los maquinillos circulando por las pistas rurales, cargados de capachos llenos o todavía vacíos, y la gente preguntándose unos a otros "xa vendimiastes? Non, aproveitaremos o sábado se ven bo", (¿ya vendimiasteis? No, aprovecharemos el sábado si viene buen tiempo). Y midiendo la cosecha del año en capachas, que no en kilos. "40 capachas de albariño sacamos este ano!!"

Acabada la vendimia, vendrá el maíz, recogerlo (en otro montón de capachas), luego debullarlo... El año pasado me estrené. A mi esto de las labores agrícolas me viene por la familia política. Y hasta ahora era J. quien iba a echar una mano. Pero este otoño pasado fui yo también, y lo pasé en grande, y así fue la cosa...


Un montón de capachas de mazorcas de maíz, y yo llena de picaduras de insectos por todo el cuerpo, en plan señorita de ciudad, pero más contenta que unas pascuas.

Este año volveremos, supongo, creo que ya está programada la vendimia para el sábado. Y me doy cuenta de que el trabajo en el campo es duro, pero es gratificante, da sus frutos y une a las familias, y a los vecinos. Y facilita la subsistencia. Y de paso llenas los pulmones de oxígeno, que no está de más.

Quizá el tiempo y el planeta nos están pidiendo a gritos un cambio de vida, una vuelta a lo natural. Quizá el futuro de todos está en volver a lo que fuimos, en la autosuficiencia, en vivir de la tierra y para la tierra. Sin ella no somos nada.

Comentarios

  1. qué pintaza tienen esas fresas!!! la foto también es muy bonita :-)

    me suena un montón lo que cuentas, a mi también me gusta mucho el ritmo del campo..., cuando toca recoger la uva, kiwis, patatas...es siempre una fiesta!, a veces siento envidia...., la calma..., es posible que sea por la ocasionalidad, a lo mejor si tuviese que dedicarme a ello pensaría de otra manera, de todas formas, creo que la tendencia será volver otra vez al campo... tal y como se están poniendo las cosas...

    besos

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece una filosofía de vida perfecta! Y la verdad, qué pinta tiene todo en las fotos que has puesto!

    ResponderEliminar
  3. estoy de acuerdo con Maria, que buena filosofia de vida. Estoy de acuerdo en que el trabajo en el campo une a las familias. La pinta de las fresas es para morirse... me comia un buen bol ahora mismo! disfruta!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

En globo por la Capadocia

15 años