El Louvre y David

Yo tenía una espinita clavada: ser Licenciada en Historia del Arte y ser la única de la familia que no había ido al Louvre. Sí, era así. Así que cierto cumpleaños, decidieron mandarme allá a sacarme la espinita. Yuju, viva la familia!

Tenía ganas de verlo todo, de absorberlo... y aunque tengo muchos temas para post de arte, empezaré por uno en concreto.

Jacques-Louis David (1748-1825)

Pintor de la Revolución, académico y pintor de la "Corte" de Napoleón después, es el máximo exponente del Neoclasicismo francés. Se inspiró fuertemente en la mitología clásica y en sus modelos escultóricos para reflejar conceptos morales y universales.

Se formó en París, y en 1774 fue becado a la Academia francesa en Roma, y allí observó de primera mano el arte clásico, pero también el renacentista, estudiando a fondo a Rafael.

Es el autor de varios cuadros que siempre me han encantado, entre ellos:


El Juramento de los Horacios, que exalta valores como el patriotismo y el sacrificio por el país, mientras hace un ejercicio magistral de composición y uso de la luz. 


El cuadro representa el momento en que los tres Horacios prestan juramento ante su padre de que cumplirán con su deber hasta la muerte, exaltando la virtud cívica y el heroísmo, que se anteponen al sentimiento y al dolor. Se van a enfrentar con los Curiaceos, enemigos a muerte pero que hasta entonces eran amigos y cuñados. El deber son los hombres, de formas angulosas, y cuerpos musculosos. A la derecha las mujeres representan el dolor, con esas formas redondeadas y suaves.

Los puntos de fuga de todas las lineas del cuadro confluyen en las espadas que sostiene el padre. 
La escena se enmarca en un entorno muy clásico, pero muy sobrio.
Los colores pasan a un segundo plano, pues el verdadero centro del cuadro es el tema.

Así lo vi yo: 


Y me dejó sin palabras, tanto por su belleza como por el tiempo que hacía que quería verlo.

Y así intenté reproducir el detalle de la mujer del turbante azul en algún momento de mi vida de estudiante...
sin acabarlo nunca...


Me gustan mucho los cuadros de historia, ya lo veis. Y de este pintor me gusta su uso del dibujo, pero también del color, con masas grandes de color, jugando perfectamente con el efecto de la luz sobre ellos. Tal y como vemos también en Rafael, de quien tanto aprendió:


Escuela de Atenas, Museos Vaticanos (Roma)

Feliz fin de semana!

Comentarios

  1. Precioso cuadro y con una luz muy especial.

    ResponderEliminar
  2. yo he ido a Louvre, pero me gustaria volver con alguien que me contara cosas tan interesantes sobre los cuadros! soy una completa ignorante de arte!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

15 años

En globo por la Capadocia