Fotos y canela

Este verano me enamoré perdidamente...


... cada rincón de Estambul es un tesoro.
Es la ciudad más bonita que he visto... está llena de olores, de colores, de gente encantadora... 

... de rincones únicos.

Como este, la vista de la Mezquita Azul desde una ventana de la Basílica de Santa Sofía.

En estos días del año en los que la noche llega sin que apenas te enteres, en los que me paso casi el día entero sin salir de casa... en los que casi hiberno... pienso mucho en ella. Tengo que volver...

Mientras, os recomiendo una peli, para ambientar:

Un toque de Canela, de 2003, dirigida por Tassos Boulmetis. El trailer no es exactamente el que yo haría, pero os puede abrir el apetito...



Feliz miércoles!

Comentarios

  1. me encantaria ir alli! lo tengo pendiente desde hace mucho! la peli no la he visto, pero el trailer tiene magia, me la apunto!

    ResponderEliminar
  2. qué envidia..., cuántas ganas tengo de hacer ese viaje!

    me apunto la peli.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Que bonita tiene que ser, es uno de esos viajes que siempre he querido hacer, pero que aun no he tenido oportunidad...

    Y tomo nota de la peli!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

En globo por la Capadocia

15 años