Viernes raro...

Hay días que ya amanecen raros. Sobre todo si te despierta el timbre de la puerta a las 7 de la mañana...

La vecina del piso de alado, estudiante de segundo de carrera... está sentada en mi sofá en pijama a las 9 de la mañana porque se dejó las llaves dentro y su compañera es más marmota que persona... creo que es de esas personas que no despertaría ni con la bomba atómica, porque ya hemos probado todos los timbres posibles...

No sabe que estoy hablando de ella... está sentada en un rincón del sofá con el último catálogo de Ikea entre las manos, supongo que más avergonzada que otra cosa.  


No quiere café. Y ya no sé qué más ofrecerle. Pobre, qué situación!

Y yo teniendo que ponerme a trabajar y no sé qué hacer...

Tenía pensado un superpost sobre un arquitecto que me fascinó en el viaje a Estambul: Sinan ibn Adülmennan (1490-1588), arquitecto otomano de la talla de Juan de Herrera, Vignola o Palladio...pero desconocido por el mundo occidental, o al menos para la mayoría , por el simple hecho de que no hizo arquitectura cristiana... tal vez. Y ya sabeis lo que me gusta descubriros cosas y de paso ponerlas en el lugar que le corresponde. Aunque la Mezquita de Suleyman habla por él, pero parece que no basta... 



Pero no puedo concentrarme... tengo que darle un poco de conversación...no? Hoy mi causa está sentada en mi sofá muerta de sueño... Sinán tendrá que esperar..

Es un día raro...

Feliz viernes! 

Comentarios

  1. jajaj vaya situacion!!pero como se quedo en pijama fuera de su casa? jajaj que apuro!

    ResponderEliminar
  2. Pobrecita, qué mala pataaaa! Desde luego, tienes que darla conversación... ¿Será que su compañera duerme con tapones para los oídos?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

En globo por la Capadocia

15 años