25N

Nunca tuve cerca nada parecido. No es algo personal que hoy decida hacer este post. Sólo es el resultado de ver algún que otro telediario de vez en cuando (cada vez menos) y de ser mujer, supongo. 


Este año que estamos acabando ya ha dejado hasta el momento 43 mujeres muertas, pero la cifra se eleva a 63 si nos fijamos en hijos e hijas, menores, claro.

Y eso sólo en España. Que ahora dicen que no es ni de lejos el peor país en violencia de género.... ¿También en esto andamos con comparativas y con el "y tú mas"? ¡Qué triste!

Lo más preocupante es que son mujeres de mi edad muchas de ellas, se supone que dotadas de una mayor libertad, criadas en democracia y conviviendo con hombres criados y educados en las mismas condiciones. Y eso además de ser desolador es frustrante.

Y también es frustrante ver que muchas mujeres se resignan a seguir sufriendo las humillaciones más injustas porque prefieren callar ante un sistema que no les garantiza una protección. La última muerte, este pasado sábado, fue a manos de un hombre con 12 órdenes de alejamiento... que no sirvieron de nada. 

¿Qué tiene que pasar para que se tomen medidas de verdad? Realmente parece que todo en este país se hace últimamente para aparentar, sin voluntad real de solución. 

En los últimos 10 años han muerto 700 mujeres víctimas de Violencia de Género. 
ETA, desde 1959, ha matado a 815 personas.

La desproporción es clara. No es comparable. 
No quiero ofender a nadie ni provocar a nadie. Pero ante ETA se han removido los cimientos de nuestro país y hasta las leyes se han reformado. Hay asociaciones de victimas, pactos políticos, memoriales, recordatorios, programas electorales orientados a su erradicación. No recuerdo haber oído hablar a ningún político en un mitin de violencia de género y de las medidas que adoptaría para erradicarla. No, eso no da votos.

Pensemos un poco. La propia situación que vivimos es violencia de género, darle menos importancia a la muerte de una mujer a manos de su marido, exmarido, novio o lo que sea, que a la muerte de un concejal o un guardia civil. 
Porque son igual de injustas.

Pensemos.

Y eduquemos. 

Eduquemos en igualdad y en respeto. Desterremos de nuestro día a día comentarios e ideas que fomentan la desigualdad y el desprecio.

Padres... enseñad a vuestros hijos a considerarse iguales. 

Normalicemos la igualdad. 

Es el único camino. 

Comentarios

  1. la equidad.
    Es urgente un cambio de valores social. ¿sabes? la estadística es sólo fría matemática con forma de morbosa carne de prensa amarillista. un presignarse mientras seguimos comiendo nuestro filete con patatas a la hora del telediario. y un: parecía tan bueno, si es buen hombre...
    Ostracismo al maltratador, a su entorno, a todo a quien lo ampare y excuse. Donde no lleguen las leyes, lleguemos nosotros.
    Educar está bien, pero el plazo es largo, y el peligro de las víctimas muy corto. Que no sean fruto de la incomprensión, si no verdaderas víctimas visibles, porque aunque nadie entienda que una mujer inteligente y cabal sea capaz de tolerar una hostia física o verbal, las hay. No hay que comprenderlas, hay que combatirlas. Ellas no necesitan pena, necesitan ayuda.
    Pero en este país, donde nadie mueve ya un dedo por nadie, ni por nada, todos aquellos que sean víctimas sin nombre, no valen un duro. Esa es la cruda realidad, y el asco que me produce mi país cada día que me levanto.

    ResponderEliminar
  2. A mi tb me produce asco este país, cuando me levanto, y a lo largo del día........pero el país no existe; el país somos todos los que cada día actuamos...... Entonces qué? Que le pasa a la gente?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

15 años

En globo por la Capadocia