Jueves poco otoñal.

El Otoño y su Noviembre van tirando, este año quizás un poco menos grises que otros años. Se agradece...

De hecho estoy que no paro, de trabajo y de emociones.

Trabajo...? Evidente, tenemos más obras de las que podemos hacer entre dos, y somos dos porque la tercera pata está embarazada. Es otro de esos milagros que pueblan mi vida, el resultado de años de espera y de negativas y de pruebas...que al final han terminado en milagro. Y estamos todos muy felices, porque los hemos visto sufrir, desengañarse y aun así no rendirse. Así que la magia ha hecho su entrada una vez más, y se hará realidad en junio!

Y mientras vemos cómo crece su barriguilla, nos preparamos para una nueva aventura viajera que nos llevará a pasar la Navidad entre las dunas del desierto, en Marruecos, con camello y jaima incluidos. Va a ser un gran viaje, otra Navidad de esas inolvidables, estoy segura. 


Me había planteado un post de opinión sobre la ley de seguridad ciudadana, sobre el país que estamos creando, sobre la libertad que nos están quitando, sobre el repelús que me da este país nuestro y los políticos que lo gobiernan últimamente... pero pensar en las pequeñas cosas buenas de la vida me ha quitado todas toditas las ganas de despotricar. 

Está claro que este Otoño no va a poder conmigo!!

Comentarios

  1. Claro que no podrá contigo, Morla! Marruecos, es un destino de ensueño. Estuve allí hace unos años y no se parece a nada. Excelente, propuesta para pasar una navidad diferente.Besos

    ResponderEliminar
  2. Locaaaa! Te vas a pasar la Navidad a Marruecos y me tengo q enterar por aqui?? Mal muy mal ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

En globo por la Capadocia

15 años