Bienvenida al mundo!

Siempre queda una esperanza...


Y no hay nada más bonito que alegrarse con el corazón por otro alguien.

Han sufrido, física y moralmente, durante tres interminables años. El estoicamente, pero lleno de dudas y temores. Ella preguntándose si es que Dios o quien fuera, tenia un plan distinto para ella. 

Hace nueve meses un pequeño rayito de esperanza se coló por fin por su ventana, en forma de latido... 

Y Olivia ya está aquí!!



La vida tiene a veces estas cosas que te dejan con la sonrisa puesta y te hacen maravillarte con ella.

Ahora a crecer y a disfrutar... ¡comienza la aventura!

Y yo no me la pienso perder!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

15 años

En globo por la Capadocia