13 días de nueva vida

Tres días de contracciones. Con sus noches.

Un dolor que empezó siendo un runrún en el bajo vientre y que tres días después me tiraba al suelo con cada embestida y me hacía gritar. Sabía que dolería pero no imaginaba que fuera así...

Cuando por fin, y por tercera vez, me asomé por urgencias y me quedé ingresada sentí el mayor alivio del mundo: era señal de que la cosa ya iba por buen camino. Y luego la sacrosanta epidural, que me curó de todos los males y sólo dejó que me enterara de lo importante: que Mateo ya estaba llegando y que una señora con muy malos modos pero muy sabia lo estaba ayudando a salir.

Y entonces fue cuando di gracias a todas las clases de Pilates y a la naturaleza, que me hizo flexible, porque si no aquello habría sido un desastre. Y así llegó él por fin. Moradito y con cara de “qué hago yo aquí?”, pero con un llanto que me sonó a gloria, y meándole al pediatra en las manos, como tiene que ser, que uno llega al mundo por la puerta grande y dejando huella...

Y como el tópico más tópico y peliculero, lo nuestro fue amor a primera vista. Todo ese rebumbio de hormonas que campaban a sus anchas por mi cuerpo se confabularon para el enamoramiento y dicho y hecho: ya no tiene remedio, como dice la canción, es mi gran amor...




A veces lo miro y siento que voy a explotar de lo mucho que lo quiero. La naturaleza es sabia...

Ya está, ya soy mamá... ya somos papás.

Y es agotador. Pero maravilloso. Ternura y falta de sueño a partes iguales. 



Hoy cumple 13 días. Comienza la aventura!

Comentarios

  1. Fuiste muy valiente, bonita.
    Ahora empieza la carrera, la vida. Biquiños a los tres.
    Conejin y Botijón.

    ResponderEliminar
  2. Amores como este no hay ninguno!! Todo lo bueno para ese precioso niñito que ya me ha robado el coraçón!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

15 años

En globo por la Capadocia