El estado ideal

Una vez oí a una conocida decir que el estado ideal de una mujer es cuando está embarazada. Yo en aquellos tiempos no me planteaba la maternidad, a pesar de que todo el mundo se había puesto a ello, y aquella apreciación me hizo rodar los ojos y pensar..."esta flipada de la maternidad...".

Pues bien, con un churumbel de tres meses y lo que ello conlleva, hoy en día tengo que darle la razón a esta santa mujer. Y además en mi caso mucho más. 

Muy a mi pesar.

Porque es cierto. Cuando te quedas embarazada, además de todo el rebumbio hormonal que te hace dudar de todo y sobre todo de ti misma al principio, suceden un montón de cambios físicos que podrían perfectamente compararse a desarrollar superpoderes...o al cambio de Bella cuando se hace vampira en la Saga Crepúsculo. Sin ir más lejos...

Si tienes la suerte de no tener nauseas ni vómitos al principio, como yo, empiezas a sentirte estupendamente todo el rato.

Duermes mucho por pura necesidad, y eso supongo que también influye.


Pero además comes lo que te apetece, y eso te hace sentirte bien. 

 Resultado de imagen de postre

Te crece la barriguilla y casi la enseñas con orgullo...o sin casi...

Y el pelo...qué me decís del pelo? Una maravilla, que te dan ganas de dejarlo crecer hasta el infinito y más allá y tener una melena decente por primera vez en tu vida. Y está fuerte, y brillante y frondoso...

De repente lo hueles todo, tu olfato es como un radar hiperdesarrollado, para lo bueno y para lo malo, claro!

Y estás flexible, porque tu cuerpo se prepara para un gran esfuerzo en el parto y las articulaciones están ágiles y suaves.

Y te ves guapa, y te dicen que estás guapísima, porque claro, eres el colmo de la feminidad! Y te quieres comer el mundo!!!


 

Y llega el parto y el después, y el subidón continúa, porque eres hiperfeliz con tu pequerrecho, porque te das cuenta de que es lo más bonito del mundo...porque tus hormonas se encargan de que te enamores perdidamente para que no le falte de nada. Y eres feliz como una perdiz a pesar de que casi no duermes y de que no tienes ni un minuto para ti.

Pero el efecto embarazo empieza a diluirse en el tiempo y un buen día el pelo pantene empieza a pasar a mejor vida, las ojeras acampan bajo tus ojos y los huesos empiezan a resentirse por los esfuerzos varios... y llegas a desear seguir embarazada!!

Porque esos nueve meses tu cuerpo es la máquina perfecta diseñada para proteger al peque y desarrollar una nueva vida...que se dice pronto!

Y entonces digo yo...por qué nadie inventa la pastilla perfecta que ponga nuestras hormonas en los niveles del embarazo y nos devuelva el esplendor perdido?? Ya no más antioxidantes ni más crecepelo! La medicina perfecta!

Lo que decía esta sabia mujer... el estado ideal!

Comentarios

  1. Buenos días. La revista digital The Muros Times, va a dedicar su número de Junio-Julio, a la figura y obra de Marcelino García Lariño, fallecido el pasado viernes 29 de mayo. Nos gustaría incluir en este especial monográfico su artículo de cómo conoció a Marcelo. gracias anticipadas por su respuesta. Manuel Lago

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

En globo por la Capadocia

15 años