viernes, 17 de junio de 2016

La magia de descubrir el mundo.

Mateo está en pleno descubrimiento del mundo. Y anda con invariable cara de sorpresa infinita todo el día. 

El viernes pasado, viendo cómo miraba las gallinas y los pollitos de mi suegra, y cómo alucina con los pajaritos varios que habitan las antenas sobre los tejados que se ven desde nuestras ventanas, me dio por pensar que la vida va del revés, que no es justo que seamos tan conscientes de nuestro deterioro físico y mental cuando nos hacemos mayores y no seamos capaces de retener las sensaciones de cuando descubrimos el mundo de niños. 


Os imaginais? Acordarte de la primera vez que comprendiste que el sol que estaba en el libro dibujado en amarillo es el mismo del cielo. 

Que la luz del sol también calienta...

Lo seguro y confortable que es el colo de mamá o papá cuando despiertas llorando con una pesadilla...

Cómo se van formando las palabras en tu cerebro hasta que las dices...

Cómo se aprende a caminar...

No sé, creo que si pudiéramos recordar todo eso, nuestro día a día sería más brillante e intenso, y valoraríamos las cosas de otra manera, estoy convencida.

Porque es magia pura. Puedo ver las chispas saltar detrás de sus ojos cada vez que hace un descubrimiento, cada vez que dice por primera vez una palabra nueva. Y la ilusión y la inocencia con que lo mira todo...


Tal vez el secreto está en tratar de no olvidar nunca que fuimos niños, e intentar ver el mundo con esos ojos. 

Seguro que el mundo sería un lugar mejor.

lunes, 13 de junio de 2016

Pancake day: por fin he hecho tortitas!

Al fin las he hecho!

Hace algún tiempo os conté que tenía ganas de hacer tortitas de desayuno un domingo, sobre todo después de ver el despliegue fotográfico de Instagram y demás redes sociales con motivo del Pancake Day británico. Vaya, que se me hizo la boca agua, en una palabra.

Y domingo tras domingo lo tuve que posponer porque o me levantaba hecha polvo, o Mateo tenia el día especialmente revoltoso y no había manera.

Ayer me dije: de hoy no pasa! Quizás por la sobredosis de espíritu británico de la noche anterior viendo Love Actually por enésima vez...

Y aquí están!


Elegí una receta supuestamente escocesa, y me puse a ello:

50 g de azúcar glass
100 g de harina
un huevo
leche hasta que amalgame (aproximadamente medio vaso)

Ro del blog ¡prooofeee! me sugirió que le faltaba levadura a la receta, pero yo me dispuse a hacerla tal cual a ver qué pasaba. Y sí, puede ser que le faltara porque esponjosas esponjosas no estaban...pero estaban muuuuuuy buenas de sabor!


Salieron 6 con esa masa, de distintos tamaños porque la inexperiencia no ayuda. Pero puedo decir que el padre de la criatura y yo disfrutamos el desayuno de verdad, a pesar del chollo que dio después fregar más de la cuenta.

Les pusimos sirope de chocolate y mmmmm, rico rico!


Las próximas seguro que salen mejor, pero para ser las primeras, no me puedo quejar!

Pero sigo pensando que una escapadita para probarlas in situ estaba bien...verdad?


lunes, 6 de junio de 2016

"Allí donde solíamos gritar"

Nos compramos el CD por siete euros en una visita a Carrefour hace poco, y las cuatro primeras canciones me tienen encantada, y dan vueltas en el reproductor del coche con frecuencia. 


Esta sobre todo, que es la que no conocía.

"Allí donde solíamos gritar" de Love of Lesbian, que sin saber por qué me recuerda años de instituto. Y eso de tener un sitio al que vas a "gritar", ese sitio en el que te sientes bien ...y compartirlo con alguien... que es algo muy de adolescencia, no?

Vosotros, teneis un sitio al que vais a gritar? 

Feliz lunes!

jueves, 2 de junio de 2016

Mayo y sus farricoques.

Sabéis lo que es esto?


El interior de un farricoque. O de un croque, o un cloque...tiene mil nombres! 

Son las flores de mi infancia y de mis mayos. 

Yo conocía la versión silvestre de esta maravilla, ramitas llenas de campanillas rosas... habitando las cunetas... algo así...


Pero la variante con las pintitas blancas en el interior no la había visto nunca. 

Hasta esta semana...

En Santiago, donde me paso los días.

En los alrededores de la Catedral, los jardines tienen estas cosas preciosas plantadas, y florecieron todas al mismo tiempo! Pero en una versión más elegante y urbanita, más sofisticada, más delicada y hermosa...


...y me faltó tiempo para sacar la cámara e inmortalizarlos.

Porque un mayo sin farricoques, no es mayo...