Mierda de mundo

Mi hermana me decia ayer que es mejor vivir en la inopia. Yo siempre me resistí a pensar asi, pero al final he tenido que rendirme a la evidencia y claudicar. La ignorancia es felicidad.

No sé por qué extraña razón decidí hoy cambiar la música por la radio yendo al volante por la mañana...para recurperar las costumbres de antes, supongo, cuando vivía pegada a la radio todo el dia y opinaba y sabía de qué iba el mundo...

Hacía mucho que no lo hacía y que me dedicaba a mi mundo musical, a mis escasas lecturas y a leer algún artículo interesante por internet. Y era feliz. Consciente de que este mundo se parece cada vez más a un estercolero, pero feliz.

Hoy el parte pudo conmigo y me entraron ganas de ponerle un corcho a Pepa Bueno en la boca y hacerla callar. Me hundí en la miseria y acabé cambiando a la música de nuevo, pero mi dia ya estaba anulado, gris y morriñoso como el cielo de Santiago.



Qué pasaría si un dia los telediarios solo contaran las buenas noticias del mundo? Se vaciarían de titulares? Me niego en redondo a pensar eso, me niego a creer que en el mundo no pasan cada dia cosas buenas dignas de ser contadas. Pero insitimos en el suceso y la sangre, y la guerra y las injusticias, que abundan por cada esquina. Ya no queda hueco para la esperanza, la vida y la solidaridad. Asistimos a la muerte impune de cientos de personas al dia, los niños de cara ensangrentada ya no nos impactan, son casi uno más a la hora de la cena... me niego a creer que no haya cosas buenas que contar. Si es asi, es que el ser humano es la peor lacra que le está ocurriendo a este mundo y deberíamos extinguirnos.

Sin remedio.

Un meteorito y a la mierda todos y a empezar de nuevo.

Aunque estoy segura de que volveríamos a llegar al mismo punto. No aprendemos. No sabemos. Nos creemos invencibles y no somos nada.

Supongo que solo me queda intentar ser la mejor persona posible, sonreir, tirar para adelante y centrame en las pequeñs cosas buenas y hermosa que llenan la vida. Que las hay, aqui en el primer mundo y a este lado de la pantalla de la televisión aún hay hueco para ellas.

Me sigo preguntando a qué mundo hemos traído a Mateo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

15 años

En globo por la Capadocia