viernes, 17 de febrero de 2017

El otro Ángel Caído

Me dedico a buscar ángeles caídos. Así, como suena. 

Ya he hablado alguna vez de lo que me encanta la escultura del Retiro, de Madrid, de Bellver. Esta misma...


... y de que es uno de los dos únicos ejemplares que hay en el mundo de escultura pública dedicada a Lucifer, junto a otro de Turín sobre el que hay muchas dudas.

Me encanta su fuerza, su dolor...y esa idea de ser angélico despojado de su poder... no sé, es hasta sexy...

Así que el otro día decidí buscar más. Y me encontré con esto:


Otro ángel caído, cierto. Pero no expulsado. Es mucho más prosaico: se ha caído desde el cielo, como si hubiera tropezado, y ha ido a estrellarse sobre la azotea de un edificio también de Madrid. 


La obra se llama "Accidente aéreo" y es de un escultor madrileño apellidado Beato, curiosamente, y me ha impactado. Aunque puede que en realidad no tenga nada que ver con la "mitología" angélica según dice su autor, pero a mi me gusta por osada y por ganas de provocar.

La próxima visita a la capital del Reino no me la pierdo!

sábado, 11 de febrero de 2017

La Banda Sonora de mi vida

Me encanta descubrir personajes en la radio. Es decir, cuando entrevistan a alguien y solo oyes su voz y sus suspiros o sus risas... y lo moldeas a tu manera, lo imaginas como quieres. Es cierto que luego, a veces, buscas su imagen en internet y no siempre es lo que esperabas...

Otras veces, aunque conoces a un personaje público, la entrevista radiofónica te lo redescubre... Hace unos días entrevistaron a Rosa Montero, de la que tengo muy pendiente leer algo, y me encantó como mujer y como ser humano. Y la entrevista era un recorrido por su vida a través de cinco canciones de su banda sonora. Me parece una forma muy interesante de conocer a alguien.

Así que me propuse hacer mi lista. Por si alguien pregunta alguna vez. Y he de decir que no ha sido fácil:

1. Forever Young, de Alphaville. Y su versión discotequera de los años 90.



Oigo los primeros acordes y se me ponen los pelos como escarpias, he de decirlo. No sé por qué me conquistó la versión bailable, y luego descubrí la versión original de Alphaville en un vinilo que me prestó el DJ de la discoteca a la que íbamos con 15 años. Creo que para los que me conocen esta es mi canción, casi podría apostarlo.

La versión de Youth Group de hace unos años para el anuncio de un coche es soberbia, casi tanto como la original. Pero bueno, el mérito es de Alphaville sin duda.


2. Papá cuéntame otra vez. Ismael Serrano. 



Mi primer año de carrera. Tengo que decir algo más? 
Nuevos amigos, nueva vida, lo que aprendimos, las fiestas, el espíritu reinvindicativo... todas esas sensaciones y mi amigo Marcos, no sé por qué. Supongo que también le gustaba, no lo recuerdo exactamente, pero es muy probable porque también es un sentimental.
Éramos jóvenes y libres. 

3. Canción de los planetas. Enrique y Ana.


Es evidente que esta tenía que estar aquí. La canté hasta la saciedad de niña, me aprendí los planetas casi antes que mi nombre completo... es un decir. La astronomía siempre ha estado ahí en mi vida, recordándome lo pequeños que somos. Y además, le dio nombre a este blog. Ahora no me llega el momento de enseñársela a Mateo.

4. I was born to love you. Queen.



Porque sin proponérnoslo se convirtió en "nuestra" canción. Y desde entonces me recuerda a él. Y ya van casi 20 años y no me canso de escucharla. Una declaración de amor en toda regla pero sin ese aire melancólico y lento que suelen tener. Una canción de amor diferente. La nuestra.

5. One thing, de One Direction.


Porque todos tenemos una época ...digamos...rara en nuestras vidas. La mía terminó cuando descubrí a estos chicos, no con su descubrimiento en sí pero si en la misma época. Fue como un resurgimiento, como dejar atrás una época oscura y abrir la puerta a esta en la que estoy, brillante, plena, feliz y tranquila. 
Recuperé ganas, sonrisas, cafés... me volví a acercar a mis amigas y volví a la música y dejé un poco la radio y sus partes de noticias deprimentes. Y empecé a escuchar a One Direction a todas horas, si, con treintaytantos...
Esta es la canción que más me gusta de ellos, porque es alegre, desenfadada  y porque sale Londres en todo su esplendor. No se le puede pedir más...


Bueno, y faltan mil que han llenado mis horas. Dejar la selección en cinco me parece muy difícil. Pero lo he intentado. Añadamos a estas mucha Vetusta Morla, mucho Xoel López, algo de música clásica que nunca falta, Keane, Izal, Amaral ...en fin, que la música está siempre presente, esto sólo son instantes.

Creo que haré sucesivas entregas...