Cementerio de Staglieno

Y tanto buscar ángeles caídos, encontré maravillas que no puedo dejar pasar. 

No soy de elogiar cementerios, la verdad. Sí que es cierto que le tengo ganas a un par de tumbas, aunque dicho así suene raro... por aquello de que son gentes conocidas y famosas; que me encantó el cementerio de Glasnevin en Dublín, y que el cementerio de High Gate en Londres lo tengo pendiente sobre todo después de leer Una inquietante simetría. Pero tampoco es que vaya con los cementerios marcados como destino turístico. Viendo lo que os voy a enseñar podéis deducir que mis prioridades han cambiado.

Porque este tengo que verlo si o si.


El cementerio de Staglieno, en Génova.


Tengo que ir y gastar carretes y carretes en él. como sea. O más bien gigas y gigas...


Se respira dolor y tragedia en cada esquina. 

Pero también arte, siglo XIX y neogótico a patadas. Efectismo, drama y romanticismo... 


No me digáis que no os perderías en él!


Y os quedarías más de piedra que las esculturas de este cementerio, que más que de mármol parecen de carne y hueso.

La mayoría son obra de un tal Giulio Monteverde, entre ellas este ángel, que se llama así, ángel de Monteverde y que es la pieza más famosa del cementerio, y con razón. Fijaos en la postura indolente, las telas, el gesto de la mano... 


Mirad esa cara...


Lo dicho, que tengo que ir!

Vosotros no? 

Comentarios

  1. Muchos cementerios son auténticos museos al aire libre, tus fotos son una prueba. No es de extrañar, que en muchas ciudades los incluyan como visita obligada. Mucha suerte en busca de tus "Angeles", que de largo son mucho mejor que ir a la caza del Pokemon. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

15 años

En globo por la Capadocia