¿Lo que deberíamos recordar?

Deberíamos recordar muchas más cosas de las que recordamos. Dicen que el cerebro selecciona y se queda sobre todo con lo bueno, como una manera de sobrevivir. Pero hay cosas que no es que seleccionemos o no...es que por sistema (y por naturaleza) se olvidan: las cosas de los primeros años. 

Hay gente que dice que se acuerda de su primer día de guardería,  de momentos de cuando era bebé. Yo misma tengo recuerdos de la tortilla francesa con azúcar de la guarde, y de alguna anécdota puntual de aquellas épocas, sobre todo algún olor, algún sabor, supongo que eso que nunca volví a experimentar porque era fruto de un momento especial o extraordinario y que se quedó ahí congelado entre mis neuronas. Pero son recuerdos inconexos, generalmente imágenes fijas que no componen un discurso, solo están ahí congeladas. 

Hay algo más que sin duda pienso que deberíamos recordar para siempre: las primeras veces.

Somedays I Wish I Could Go Back In Life. Not to change anything but to feel a few things twice ...my kids when they were little

Y me refiero a las primeras veces de cosas tan normales como probar la carne por primera vez, una chuche, la primera vez que nuestros pulmones se llenaron de aire, la primera vez que vimos el mar, la primera vez que caminamos y ese subidón de superarnos a nosotros mismos. Porque los primeros años de vida están llenos de primeras veces y de estrenos que luego se convierten en cosas cotidianas, que olvidamos que una vez no sabíamos hacer. Pero que tienen esa carga de novedad que nos impacta y nos hace un poco más personas y un poco menos bebés y que por fuerza deben de ser extraordinarias.


Llegamos al mundo y tenemos toda una vida por estrenar y todo un mundo por descubrir. Y no sería extraordinario poder recordar y retener en la memoria las sensaciones de todas esas nuevas conquistas? 

Pienso que quizás si fuéramos capaces de recordar la sensación de ver por primera vez la cara de nuestra madre, la sonrisa se nos dibujaría en la cara inmediatamente y a cualquier hora, y se iluminaría el mundo. Si recordáramos cómo se veía el cielo desde el interior del capazo recordaríamos el primer azul. Si pudiéramos guardar en algún rincón del cerebro el primer biberón y esa sensación de satisfacción y plenitud al saciar el primer deseo de comer...

La primera vez que subimos a un columpio y volamos, la primera vez que hicimos pompas de jabón...


...la primera vez que mojamos los pies en el agua del mar... la primera vez que pisamos charcos...

playing in the rain :) I refuse to grow up when it comes to playing in the rain

(nota mental: una foto como esta tengo que hacerla yo un día de estos...)

...la primera vez que nos miramos en un espejo... la primera vez que vimos un árbol de Navidad...

Os lo habíais planteado? Estáis de acuerdo conmigo? A mi Mateo me hace replantearme la vida entera!

Feliz jueves!


Comentarios

  1. son cosas que están ahí... por lo que sea no tenemos prácticamente recuerdos de la primera infancia. Casi las damos por supuestas.. la casa de los abuelos, la cara de los abuelos... la sonrisa de mamá...
    no tiene nada que ver pero me recordó a algo.. mis compis de la escuela de cine eran todos muy frikys de la guerra de las galaxias y yo era la única que no la había visto así que me montaron un maratón en casa de uno... vimos juntos la trilogía original, estaban a punto de estrenar la nueva trilogía y por eso querían ponerme al día.. me hice híper fan pero sobre todo me dijo uno "qué envidia me das, poder tener esa sensación que vas a tener ahora..ya de mayor y poder recordarla"
    besos guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dublín + Howth: saboreando Irlanda.

Uta von Naumburg y la mala de Blanca Nieves.

Tengo una misión.